lunes, 24 de diciembre de 2012

Navidad... otra vez

Siempre las Navidades me han dejado un extraño vacío dentro, como si tanta luz me apagara dentro y me dejase tan fría como el ambiente exterior. Pero este año es diferente. Este año me siento aún más gris, como si de mí se hubieran ido en estas fechas todo el calor que fui acumulando. Quizás sea el contexto en el que me encuentro, que me siento este año extraña, ajena a mí, que me estoy acostumbrando a esta nueva piel... o quién sabe.
De momento, adormecida, me siento junto a la ventana a robar unos cuantos rayos de luz que se me cuelan entre los poros y se escapan.

martes, 18 de diciembre de 2012

La medida de mi diosa

He encontrado al fin la medida de mi diosa. A precio de supermercado en calidad de asador: 2x1.

domingo, 16 de diciembre de 2012

Match point

Levantarse con el sabor aún en los labios de la victoria trasnochada. De haber ganado juego, set y partido.

domingo, 9 de diciembre de 2012

Ausencias

Aunque ya no estés, ni estén tus cosas entre estas paredes, tus recuerdos -nuestros recuerdos- siguen pegados a ellas. La ilusión de los primeros meses, la alegría, los sueños de futuros que nunca nacerán, las lágrimas de los últimos meses, la soledad, el frío, las puertas que se cierran...
Sé que aunque ya no estés, aunque yo también me vaya, en esta casa permanecerán nuestros recuerdos, haciendo eco en el precario espacio, reverberando para futuros inquilinos...
Sólo espero que nuestra suerte no se les adhiera a la piel y el camino se les llene de espinas como le pasa a mi cuerpo desde hace seis meses... sólo espero que ellos, los futuros, puedan ser felices.

sábado, 8 de diciembre de 2012

Mi propio equipaje

Hay quienes eligen sus maletas. Quienes meten rayos de sol dentro, sonrisas y abrazos. Hay a quienes se les inundan de lágrimas y se les desbordan y se ven arrastrados por su equipaje. Hay quienes se sienten lastrados por ellas y se dejan arrastrar por la vida.
Yo siento que me impusieron las mías. Baúles pesados llenos de complejos por años de golpes. Fracturas en las muñecas intentando sobrellevar una carga demasiado pesada. Traiciones. Engaños. Mentiras.
Y el intento de seguir sonriendo, a pesar de la lluvia, a pesar del frío, a pesar del peso que se hunde en el barro, a pesar de que el mundo no cambia, y me siguen empujando, y me pisan los pies, y se sientan en mis maletas y las atan a mis pies...
Hay días que me puede el peso y me siento a un lado. Otros, procuro hacerme una casa con ellos para protegerme del frío y el agua. Y otros, los menos, pero los más valiosos, tiro las maletas y camino sola, con las manos abiertas, con el único peso de mis pasos. Porque nadie merece que cargue con sus muertos.

jueves, 29 de noviembre de 2012

Otra vez niña

Hoy he descubierto, no importa cómo, cuándo, ni dónde, que aún sigo siendo esa niña que pensaba en libélulas y charcos, en musas y vampiros, en amores eternos...
Y me he dado cuenta de que soy un junco en este inmenso río. Me doblo. Soporto los embistes del viento, el frío del río, a los niños jugando... pero puedo secarme y romperme, me pueden arrancar y morir al instante, puedo flotar sobre el río hasta descansar, inerte, sobre alguna orilla.

Hoy, he descubierto, no importa cómo, cuándo, ni dónde, que aún sigo siendo esa niña que necesita un abrazo de vez en cuando, un beso en la frente antes de dormirse, saber que no hay monstruos que acechen entre las sombras, o que, si los hay, tendré un caballero a mi lado que impedirá cualquier ataque.
A cambio, yo prometo, ser aquella que le cuide cuando esté enfermo, abrazarle cuando tenga frío y calmarle el calor en verano.
Prometo ser la princesa de tu cuento.

martes, 27 de noviembre de 2012

Gilipolleces mías

Y que hoy, releyendo los poemas que recitaré el viernes, o no, leyendo uno, he pensado en cómo sobreviviría a un ataque zombie ahora que no estás aquí para cuidarme.
Y he pensado, qué estúpida, aquí, con el corazón aún hecho trizas, cortando celo para volver a hacerlo uno, pegándome los dedos con el loctite, y pensando en muertos vivientes...

martes, 20 de noviembre de 2012

Gracias

Aunque sé que estas palabras no llegarán a tus ojos, a tus oídos, a tus labios; hoy, que te has pasado por mi cabeza, debo agradecerte haber convertido la lluvia en rocío y haber vuelto a tensar mis labios, a soltar el cascabel de mi risa, a devolverme, aunque sea por breves instantes, la fuerza que poseía.
Gracias por ser la roca a la que aferrarme para que no me arrastre el río, el paraguas que evita que me moje, el sol que acaricia mi piel cuando hace frío, el hombro en el que apoyarme y llorar si me hace falta, una palabra amiga...
Por todo, gracias.

lunes, 19 de noviembre de 2012

domingo, 11 de noviembre de 2012

Despertarme. Y descubrir que no soñaba.

Accustomed

Tengo que acostumbrarme de nuevo a que me hagan feliz. A reírme. A soñar.
A volver a ser quien fui antes de que se me tragaran las tinieblas.

jueves, 8 de noviembre de 2012

Desde Neruda

Podría escribir los versos más tristes esta noche...


pero no me da la gana.

lunes, 29 de octubre de 2012

Piedras

¿Por qué las piedras que alberga mi camino toman la forma de dulces? ¿Por qué insisto en tratar de degustarlos aun sabiendo que no me aguardan sino más lágrimas tras el primer bocado?

Porque aún sigo siendo esa niña que trataba de huir de las zarzas en pos de sus alas.

martes, 23 de octubre de 2012

Cosas del destino

Olvidar el pasado, seguir caminando, superar los obstáculos, andar, andar, andar, andar, seguir andando,
y cuando la luz ya te vuelve a los labios, surgen las nubes y te arrugan los ojos.

Espantar las nubes.


Olvidar el pasado, seguir caminando, superar los obstáculos, andar, andar, andar, andar, seguir andando,
y cuando la luz ya te vuelve a los labios, surgen las nubes y te arrugan los ojos.

Y así una y otra y otra vez hasta que la vida te aplasta.

lunes, 22 de octubre de 2012

PORQUE NO ERES TÚ

Al principio ella no quería saber nada de otras manos, otros besos, otros amores que no fueran el tuyo, a pesar de que el corazón y las entrañas le ardían.

Porque no eras tú.

Pasó el tiempo y otras manos, otros besos, otros amores le recorren la piel, los ojos, las manos... y se deja encender el corazón y las entrañas y le vuelve la luz.

Porque no eres tú.

Y ahora se dejará querer por amores que nunca creyó que existieran, le ha vuelto la luz a los ojos y a los labios.

Porque no serás tú.

TRES AÑOS HA

               Aquí, paseando por las calles amenazando el invierno, pienso que hace tres años algo cambió en mi vida, que un mes más tarde algo comenzó a brotar y que, unos dos año y medio después se produjo otro vuelco en mi vida.
Ahora, pensando en ese camino que he ido trazando, en el puzzle que es mi vida y cuyas piezas voy descubriendo, lo trato de observar con distancia, intentando recordar algunas piezas, redescubriendo otras...
Como esa en la que me mandan hacer unos dibujos, yo aprendiendo a andar en bici, mis primeros días, primeras veces, ...
Ahora, comienzo a ver el puzzle de lejos y sé que habré de dejarlo incompleto, pero no me importa mientras siga sabiendo que hay piezas por colocar.

Reflejada en el otro

Leer. Leer los textos de otra poeta. Otra poeta y además amiga y compañera de ambrosías.
Debo compartir -lo siento necesario- el texto que me ha llevado al papel y del papel a la piel del otro.

"Sin ganas.
Me terminé el café, sin ganas, frío ya. Me lo terminé con
un estornudo y un picor irritante en los ojos. Pensé que, a
lo mejor, necesitaba llorar. Pensé como una gilipollas en los
primeros días, los primeros meses, la primera vez que te
di la mano sin darme cuenta, cómo me moría de ganas por
besarte, y ahora ya no quiero nada de eso, y me da una pena
terrible. Ya no me muero por besarte, ni quiero caminar de
la mano como dos tórtolos porque ya no lo somos. Porque
empeñarnos en seguir es fingir lo que ya no queda, y no
quiero ser como ese resto que se da tiempos para echarse de
menos; para extrañar lo que ahora extraño yo, porque aunque
volvamos no será así y lo sé, y lo sabes, porque se va a
hacer insoportable, porque es insostenible, y por mucho que
nos agarremos, la caída va a ser inevitable".

Adriana Bañares Camacho (2011), “La involución cítrica”, Origami.

viernes, 12 de octubre de 2012

Escribiendo nuevos capítulos o reescribiendo la historia

Puede que entre sus brazos encuentre el consuelo que lleva tiempo ansiando y que el corazón se le cure y se le llene el vacío. O puede que sólo sea otro punto y aparte.
De momento, sólo piensa en que el calor le ha vuelto al alma y que comienza a recuperar las arrugas de su sonrisa.


lunes, 24 de septiembre de 2012

La cultura, un alimento.

Esta mañana me he encontrado con este artículo de Begoña Piña, Antonio Iturbe: "La cultura es un alimento de primera necesidad, no es un lujo", en el que hablan del último libro de Iturbe, "La bibliotecaria de Auschwitz" y quiero compartir con vosotros algunos enlaces que me parecen necesarios en estos tiempos de crisis, de pesimismo, de recortes... en suma, en estos momentos en los que parece que nos hundimos y que hay cosas más importantes que potenciar nuestro futuro, esto es, la Educación y la Cultura.
Un individuo educado y culto es una persona formada, de pensamiento independiente, que no dirá "sí" o "no", sino "por qué". Un individuo así es un ciudadano, una persona que se planteará interrogantes, que buscará su creatividad, su identidad más allá del gregarismo.
Y todo esto me ha llevado a recordar un libro que no hace mucho que tuve la delicia de leer y cuya adaptación también vi, Fahrenheit 451, de Ray Bradbury.
Imaginad un mundo en el que leer estuviera prohibido. No sólo libros, sino cualquier tipo de lectura, periódicos, revistas... Porque el Gobierno pensase que leer nos impide ser felices ya que nos angustia, nos hace pensar, formularnos preguntas, ser diferentes.
Así, me gustaría que leyerais este libro, y que vierais la adaptación de Truffaut, y que aprovecharais también para ver 1984, basada en la novela de George Orwell, y que comentéis, y aportéis vuestras ideas, vuestros libros, películas...
Sed libres. Pensad. Sed diferentes. Sed, siempre, vosotros mismos.

sábado, 22 de septiembre de 2012

Recuerda nuestros principios, no nuestros finales

Hay tantas cosas que se le han quedado atascadas en la garganta formando un nudo que no ha podido sino dejar correr el llanto y meterte, cursi de ella, ya lo sabes, una foto vieja en la maleta con unas palabras aún más edulcoradas esperando robarte una sonrisa cuando la encuentres.
Hay tantas cosas que hacer, que decir, que tocar, que guardar en la memoria, que ha decidido resumirse en dos líneas "Recuerda nuestros principios, no nuestros finales".
Hay tanto dentro de ella que le duele el pecho sólo de pensarlo y se le llenan de piedras las tripas. Y se repite que no cree en los finales, que un punto da paso a otra frase, una muerte a otra vida, un mundo a un mundo nuevo, un horizonte a nuevos paisajes. Y se lo repite mientras te piensa para llevar esa idea a tu cabeza esperando que creas lo mismo y que aunque se hayan separado los caminos y ya cada uno vaya por una senda, siempre podréis llevar las manos unidas.

martes, 18 de septiembre de 2012

Ojalá que...

Escuchando...

Ojalá que un día pueda escribir un poema escuchando esta canción y pensar que ha pasado más de un año, y que el tiempo lo ha curado todo, y que soy un 2.0 de mí misma, que me he reinventado o que sigo siendo yo pero menos crédula, menos buena, menos tonta...
Ojalá que sea cierto que el tiempo pasa y no es en vano, que lo cura todo y que las arrugas que pueblen mi cara sean por reír, que mis ojeras se deban a pasar las noches en vela entre amigos, que los quilos que pierda sean por cuidarme, que no vuelva a caer en tóxicos que me enclaustran, que no vuelva a dejarme ser en otro y no ser yo lo primero...
Ojalá que pueda decir adiós o, por lo menos, hasta pronto.

lunes, 17 de septiembre de 2012

Lunes

Despertarse por la mañana a las nueve y cuarto y pensar, joder, me he vuelto a quedar dormida en el sofá, y pensar que la cama es demasiado grande, como una piscina para el primer baño de un niño, y sentir de pronto las náuseas de un chupito del que tú no tienes la culpa, y oír pitar el silencio en tus oídos de una mañana de fiesta laborable, y esperar que la manzanilla te arregle el cuerpo, y pensar y darle vueltas a todo sin sacar en claro nada, que son las nueve y cuarto de la mañana y aún te duran las cervezas en los ojos, volver a jurar por enésima vez que ésta es la última, que te vas a formalizar y luego pensar ¿para quién? y volver a mirar la cama, enorme, y decidir ahogarse en ella.

domingo, 16 de septiembre de 2012

Entrada triunfal

Entrar en el bar y sentirse al momento deseada. Ver cómo recorren la mirada por tus piernas, que no son tan largas, y te llegan al culo, a la cintura, los senos firmes con un escote lo suficientemente amplio para despertar el deseo, lo suficientemente recatado para no mostrar más de lo debido, para insinuar sólo con una pequeña parte. Y por último los labios, rojos, muy rojos, cruzados por un aro negro, los ojos pintados, el pelo largo cayendo como una cascada ensortijada por la espalda.
Y ver cómo todas esas miradas se clavan, te recorren como mareas, intuir sus pensamientos, escuchar sus palabras de halago, sonreír, sonreír con esa sonrisa que a todos encanta, pensarse sirena, sentirse sirena, convertirse en sirena... y volver a casa sola porque prefieres jugar con tus propias mareas a que cualquier marinero arribe a tus playas.

lunes, 3 de septiembre de 2012

OTRA VEZ

Sigo sin comprender la habilidad innata que tienes de poner mi mundo patas arriba en sólo un segundo, de derribar mis murallas, de echar por tierra mi seguridad recién adquirida...